La fundación de Cabimas 2.11

6:31 Posted by Perro Senil.


La Alcaldía de la Ciudad de Cabimas y la Junta de Patrimonio Cultural nombraron una Comisión, para que establezca la fecha de la fundación de Cabimas, integrada por Carolina Granadillo, Mapy Chávez, Douglas Querales, José Berrios y Tomás Montes de Oca. El Blog Incomodísimo.com identificado con ese objetivo va a realizar un aporte a esa Comisión mediante diversos materiales, los cuales dará a conocer mediante sucesivas entregas. Del mismo modo pone a la disposición de las personas interesadas en el tema este medio de comunicación, para que en él den a conocer sus ideas sobre ese asunto. Lo mínimo que esperamos de quienes están responsabilizados por la Alcaldía en tan alta misión, es que se den por aludidos y  nos hagan llegar por escrito su disposición a recibir de buena voluntad y de manera oficial esta colaboración, destinada a ayudarles en la compleja tarea que se les tiene encomendada. La comunicación que nos envíen será publicada y, del mismo modo ponemos al servicio de todos Ustedes -los precitados- este medio en todo aquello que coadyuve a ese hermoso cometido.

Evasiva. Autor: Emerio Darío Lunar.


Estos materiales se los dedica “Casa Kupaiwa” a:

Los miembros del Centro Histórico  de Cabimas que han mantenido vivo el interés por la historia de esta localidad mediante  largos años de prolífica labor.

Y a los historiadores Marcos Petit, Eudomario Castillo Clavel, Adán González, José Juvenal Medina, Magda de Camargo, Alberto Fernández, Yamilet Vicuña, Humberto Ochoa y Pedro Estrada genuinos hijos de esta desconcertante matria que es la ciudad de Cabimas, a la cual ellos han entregado sus mejores esfuerzos.

Jefe de redacción del Blog Incomodísimo.com Carlos Medina.

Las direcciones electrónicas a la cual los interesados se pueden dirigir son:

i n c o m o d i s i m o @ g m a i l . c o m

c a r l o s a r q 2 1 @ g m a i l . c o m 


LISTA DE ENTREGAS:

La entrega 1 expone la propuesta que realizara Carlos Medina el mes de septiembre del año 2011 en un BREVIARIO que está publicado por este mismo medio.
La entrega 2 trata sobre la historia del pueblo de San Antonio de Punta de Piedras y explica por qué ese proceso histórico no tiene ninguna vinculación con la efeméride de Cabimas.
(CONTINUACIÓN de la entrega 2)

12. Relación del Pueblo de San Antonio con los Pueblos de Españoles
En cuanto a la relación entre la Misión de San Antonio y los “pueblos de españoles" de estas costas:
a) Estos sacerdotes además de “velar” por sus indios, atienden en lo espiritual a los españoles de La Rita y de Cabimas, esa fue la razón por la cual les cedieron un lugar, puesto que como católicos necesitaban la asistencia de los servicios eclesiásticos, de allí que la latifundista familia Ugas le concede un corto espacio de su territorio como suelo donde esta misión pudiese instalarse y sustentarse. Pero esa dependencia de una misión no era del agrado de estos colonizadores, de allí que éstos hispanos -sintiéndose en minusvalía- anhelasen que les diesen un curato propio logro que se concretará para La Rita en 1806 y Cabimas para 1817. Como se sabe en 1806 los ritenses solicitan ser elevados a parroquia, para tener un cura titular, petición que se las concede el obispo, ocasión que aprovechan los cabimenses para pasar a ser un “partido” de ese curato recién erigido, desligándose ambas comunidades de los misioneros de Punta de Piedras. Más adelante Cabimas seguirá los mismos pasos que La Rita y conquista su curato propio en el año de 1817. Fuera de esa vinculación circunstancial entre esta misión y el “sitio de Cabimas” o el “sitio de La Rita”, no hay otro nexo entre ellos, porque la autoridad del presidente y vicepresidente del pueblo de San Antonio como “pueblo de indios” no eran extensiva  a los “pueblos de españoles”, el gobierno misional sólo tenía autoridad sobre los indígenas reducidos a su misión y sólo tenían dominio en su jurisdicción, es decir, en la “corta parte de tierras” que les concede la familia Ugas.
b) Para 1774 Cabimas es catalogada como pueblo de españoles, Martí lo dice: “los vecinos del sitio de Cabimas (…) no son indios, sino españoles” (Martí, 1998, I: 147), en consecuencia Cabimas como “sitio” será afín con los “sitios” de Punta Gorda, Tamare y La Rita por la población hispana que conforma esos conglomerados humanos radicados por estas costas, estos son sus pares. Esto permite inferir que es inconcebible, para la época, poner jurídicamente a un poblado hispano en condición subalterna y/o de inferioridad con respecto de un “pueblo de indios”, porque la sociedad jerárquica y colonialista española establecía un orden social contrario a ese hecho, en consecuencia, Cabimas no mantiene ni puede establecer una relación política con el pueblo de San Antonio de dependencia. Por eso es que cuando éste pueblo de indios es erigido en parroquia en 1787 esto no fue vinculante para Cabimas, porque el pueblo misional de San Antonio no tenía jurisdicción política sobre los españoles de la costa de Cabimas. Cabimas como La Rita, entonces, no pasan con esa erección de la Misión en parroquia a la categoría de «partidos» de la parroquia del Pueblo de San Antonio -el sólo pensarlo es un total absurdo y una incongruencia mayúscula-.  Cabimas como La Rita sólo reciben durante un lapso muy corto servicios religiosos de estos capuchinos, y esto ocurre en vista de la circunstancia de que no tienen cura propio. Razón por la cual estos vecinos en 1816 le piden al obispo Lasso funde curato en la costa de las Cabimas -así como antes ya lo habían hecho los de La Rita-, cosa que el Obispo Lasso le concede a los cabimenses.
c) El curso de los acontecimientos lleva a la Misión de Punta de Piedras  a convertirse en el “pueblo de doctrina” de San Antonio, ese reconocimiento como “parroquia” tiene mucho significado porque era declararlos como “pueblo cristiano”, es decir, era darles por evangelizados y, como tales pasaban a ser súbditos reales, hecho que ocurre en 1787, este año puesto que con ese logro se completa el proceso fundacional del Pueblo de Punta de Piedras, ya que pasa de fundación provisional a fundación reconocida tanto por la Iglesia católica como por la Corona española. Ese hecho, como resulta obvio, nada tiene que ver con el proceso histórico del “sitio de Cabimas”, debido a que ésta población española no quedaba inscrita en un programa misional de conversión religiosa ya que desde sus inicios era considerado como un “pueblo cristiano”. La historia del pueblo de San Antonio es una historia divergente de la historia del pueblo da Cabimas.
d) La Iglesia conocía muy bien de esos asuntos y jamás iba a colocar en relación vinculante un “pueblo misional” con un “pueblo de españoles”, la Iglesia en la época era la institución “Docta” por excelencia y no iba a caer en estos equívocos. De allí que cuando la misión es fundada, esa fecha efeméride no es válida para los sitios hispanos que están en sus cercanías, y cuando la misión pasa a la categoría de parroquia la iglesia no conecta ese hecho con Cabimas, lo cual nos indica como no se liga el curso de la historia del pueblo de San Antonio con el curso histórico del pueblo cabimense. El obispo Lasso, con motivo de convertir a Cabimas en población, pide para el nuevo pueblo todos aquellos lugares que ocupan, es decir, una extensión política territorial que incluía desde las zonas de influencia del río Mene hasta las zonas de influencia del río Tamare (Mapa Nº 2), lo que nos evidencia el enorme poder de un “pueblo de españoles”, es decir un patrimonio de grandes extensiones, lo cual contrastaba con el escuálido poder de un “Pueblo de indios”.
e) Cuando los capuchinos vinieron a estas costas a fundar la misión de San Antonio lo hicieron porque aquí ya existía un poblamiento hispano que los podía resguardar, puesto que en la Costa Occidental los asesinaban y los mantenían en permanente acoso -allí tuvieron sus primeros mártires- y allí vivían en permanente sobresalto. Este poblamiento de españoles que los iba a proteger por estos lados eran el “sitio de la Rita” y el “sitio de Cabimas”, esto significa que Cabimas ya existía con precedencia a la Misión y no a la inversa. En este sentido el Pueblo de San Antonio o Misión de Punta de Piedras no es ni siquiera un “antecedente” al “sitio de Cabimas”. Es Cabimas y La Rita quienes son los que dan origen al Pueblo de San Antonio y no a la inversa, esa es la verdad histórica.
f) San Antonio es erigido en parroquia en 1787 y Cabimas lo fue para 1817, sin embargo, como la primera está conformada por indios y la otra por españoles su futuro esta históricamente predeterminado por el sistema en el cual están inscritos ¿Por qué?, porque en el desarrollo de la historia de los sanantonienses -es decir, de los indios cocinas y coyamos del pueblo de San Antonio- y el desarrollo de los cabimenses -pobladores hispanos del “sitio de Cabimas”- el desenlace histórico de cada una es distinto entre sí, porque ese pueblo de San Antonio no creció sino que menguó hasta desaparecer, el “sitio de Cabimas”, por lo contrario, creció y se convirtió en “las Cabimas” (once vecindarios, en el cual uno -La Misión- es absorbido por los hispanos e incorporado a su territorio). Cabimas, pues, llegó a abarcar no sólo todo el litoral de esta costa mediante esos once caseríos, sino que se expandió a un colosal territorio que abarcaba desde las montañas de Tamare hasta las Sabanas de San Sebastián. Cabimas en ese ascenso histórico pasa de la condición de “sitio” a la de “partido” y de éste pasa a la categoría de “parroquia” y finalmente se convierte en “ciudad” en el siglo XX, por lo contrario, San Antonio como pueblo sólo se muda de la Costa de La Rita a la Costa de «las Cabimas», y lo hace para sobrevivir, y finalmente se extingue al ser absorbido por la expansión de Cabimas, puesto que los hispano-criollos aprovechan la coyuntura independentista para apoderarse de sus gentes y de su patrimonio territorial. De San Antonio -el pueblo-  sólo quedó un topónimo y una pequeña historia, porque esa población fue acogida primero por Don Ugas, luego fue absorbida por los cabimenses. El Pueblo de San Antonio no pudo expandirse por el territorio, porque como “súbditos reales” de segunda categoría no podían escapar al sistema de dominio español que los reducía al trágico papel de explotados, expoliados y excluidos, y al triste papel de “los sin voz” o “los nada”, en breve locución, los despreciados por ser considerados inferiores. Es así como el Pueblo de San Antonio mengua y como Cabimas se desarrolla, ese pueblo, entonces, no sólo no es un antecedente de Cabimas, sino que además está determinado a convertirse en lo que se ha denominado en esta estudio como un «espacio agosto» y un «tiempo perecedero». Los sanantonienses estaban casi predeterminados a convertirse tarde o temprano en ser útiles como peones de los cabimenses y los riteros.
g) El patrono (sobrenatural) de esta comunidad indígena de Punta de Piedras es San Antonio, y no queda duda que la capilla de la misión, bien en Punta de Piedras como en Puntica de Piedras estaría entonces presidida por la imagen o el bulto de este Patrono. En el caso de Cabimas, la selección que hizo la comunidad para figura tutelar recayó sobre Nuestra Señora del Rosario, lo cual se pondrá de manifiesto cuando doten a la iglesia con sus objetos sagrados y destaque su santa figura con dos imágenes en el templo. Ahora bien, llama la atención que en la Capilla pública de Cabimas, según datos documentales, San Antonio no esté presente ni siquiera como figura secundaria, lo cual evidencia lo que se viene sosteniendo, esto es, que no existía ascendencia sobre esta comunidad cabimense de parte de la Misión de San Antonio en ningún aspecto, es decir, que incluso en lo religioso hubiese un deslinde extremo entre este pueblo misional o pueblo de doctrina con el pueblo y parroquia de Cabimas. Ese hecho demuestra como estos dos procesos no eran convergentes sino, por lo contrario, divergentes. Por lo contrario, si estaba la imagen de Santa Rosa y Santa Bárbara en la Capilla de Cabimas, porque estas representaban la feligresía de origen hispano, una la del “sitio de La Rosa” y la otra -es probable- fuese la que provenía de la parroquia Santa Bárbara de Maracaibo -hay indicios para suponerlo por los datos orales que se han recogido en la parroquia Bolívar del Municipio Maracaibo-.
h) La actual ciudad de Cabimas tiene su origen colonial en los españoles que se vinieron de Maracaibo acompañando a Don Josef Antonio Ugas, los sitios que estos crearon en estas costas durante las primeras décadas son: “Cabimas” (circa 1748), “La Rosa”, “Punta Gorda”, “Tamare”, “Punta Icotea”, “Los Riteros” y “Benítez” que vienen a ser “Las Cabimas” y que en el siglo XIX llegan a sumar once caseríos por toda esta costa. Si vamos más atrás, Cabimas tiene un origen remoto en la Comarca aborigen Cabima y en su oncena de aldeas o “las Cabimas indígenas”, y si vamos al “ayer” Cabimas tiene su origen capitalista en la ciudad petrolífera que surgió con la inversión de capitales extranjeros a comienzos del siglo XX y que en menos de cuarenta años crea decenas de barrios y áreas residenciales que llegan a sumar diez parroquias. Todo esto nos indica que Cabimas percibida como un fenómeno histórico bimilenario tiene un origen múltiple y diverso. La Misión de San Antonio tiene, por lo contrario, un origen monolítico, un movimiento de catequesis de la época colonial que programa el desarraigo de etnias perijaneras de su hábitat, para reducirlos en un pueblo misional y, este núcleo poblado se desintegra cuando la república reestructura el régimen latifundista a una escala mayor del que existía bajo el régimen colonial.
i) Los sobrevivientes de la Comarca aborigen Cabima, en esta historia, van a ser la primera mano de obra de los españoles del “sitio de Cabimas” cuando éstos fundan haciendas por este inmenso territorio. Años más adelante estos hacendados cabimenses incorporaran a sus explotaciones agrícolas a los indígenas reducidos en la Misión de San Antonio. Lo que quiere decir que, del mismo modo como los hacendados españoles arrebataron el patrimonio de los “indígenas Cabimas” (la Cabimas Kupaiwa) con la conquista, también ellos mismos expropiaron a la “orden Capuchina” de las tierras de la misión en la época republicana. En cuanto al siglo XX, Cabimas fue invadida principalmente por una masa campesina proveniente de todo el país y por las grandes empresas petroleras internacionales, quienes se posesionaron de su ámbito y bajo todos ellos perdió la propiedad de sus suelos. Cabimas, entonces, se formó en el período aborigen, reapareció como pueblo de españoles posteriormente e irrumpió finalmente como un “conglomerado” integrado por venezolanos provenientes de todas las latitudes del suelo nacional en la centuria que acaba de pasar.  En ese proceso histórico a saltos Cabimas fue fundada tres veces, fenómeno que denominamos como la múltiple fundación. San Antonio, por lo contrario, fue fundada una sola vez y fue incapaz de superar su primer estado de existencia. Tal es la historia del Pueblo de San Antonio, sobre el cual se viene enfatizando que, no tiene ninguna relación vinculante con la Historia de Cabimas, son pues historias paralelas y, cuando convergen en un determinado momento ambos procesos históricos, la colisión que se produce da por resultado histórico la desaparición del Pueblo de San Antonio y la aparición del caserío de La Misión, la cual un largo tiempo después se convierte en uno de los vecindarios de Cabimas.
En conclusión: La fundación de la Misión de Punta de Piedras o Pueblo de San Antonio no establece conexión histórica alguna con la fundación del pueblo de Cabimas, son dos procesos paralelos y dos historias distintas que se dieron en el mismo espacio geográfico.
Como en Cabimas hay personas que celebran la fundación del Pueblo misional de San Antonio como la efeméride del pueblo de Cabimas es un deber presentar las evidencias que apuntan en otra dirección, porque ni Cabimas tiene su origen en la Misión de Punta de Piedras, ni este pueblo es la Partida de Nacimiento de Cabimas, esa Misión no es ni siquiera su antecedente cronológico. Cabimas, apasionante caso, no fue fundada una sola vez en su historia, porque es una población plurifundacional, fue fundada tres veces. Fue fundada por los hispano-criollos en 1817, fue fundada antes por los aborígenes en el período precolonial y después en el siglo XX la vuelven a fundar los anglo-holandeses como ciudad neotécnica, con el curioso hecho de que esta postrera fundación fue precedida por la que realiza una multitud de venezolanos proveniente de distintos rincones del país -la “Gran invasión-, quienes la fundaron como la Cabimas popular hecho incontrovertible al erigir los primeros barrios populares. El proceso histórico de Cabimas por tanto, corresponde a una “onda de larga duración” con rupturas colonialistas. El Pueblo de San Antonio no se conecta con ninguno de estos grandes hechos históricos, es cuando más una «proceso friccional» de poca monta y de bajo perfil en relación a los acontecimientos complejos que rodearon a la prócera Cabimas.
(CONTINUARÁ)

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

INSTRUCCIONES:
1.- Escriba en el recuadro su comentario.
2.- En "Comentar Como" seleccione Anonimo si no tiene cuenta de correo electronico de las opciones allí ofrecidas.
3.- Siga las demás instrucciones.